Enseñémosle a nuestros hijos el verdadero sentido de la navidad.

Próximo a las fiestas navideñas el mundo se vuelve loco y el consumismo se vuelve desenfrenado. Odio admitir que yo soy una de esas compradoras. Pero cada día me doy cuenta que la felicidad está en las pequeñas cosas y lo mejor que son gratis. Como padres queremos consentir a nuestros hijos con todos sus deseos y los llenamos de regalos y viajes. ¿Pero que les estamos enseñando? Estamos creando seres materialistas y vacíos.

Es increíble que niños en estos tiempos piden regalos carísimos, equipos electrónicos y todo lo que está de moda y si no lo tienen no son cool. ¿Qué es esta locura??? Y saben que es lo peor, ¡que es nuestra culpa!. Los hijos son el reflejo de los padres. Les aseguro que el “regalo de navidad” lo olvidarán y en uno meses querrán otra cosa. Lo que nunca olvidaran es un abrazo, un beso, un te amo, un momento de calidad.

Como maestra me doy cuenta que los casos número uno de niños problemáticos es por causa de la ausencia de los padres. Los niños pasan más tiempo con las nanas que con los mismos padres. Y aquí no se trata de juzgar a nadie sino de crear conciencia de esta problemática. Queremos hijos felices, involucrémonos en sus vidas.

Tomémonos un tiempo para explicarle a los niños que es la navidad y que cosas podemos hacer para hacer felices a otros. Este es un tiempo para dar sin esperar nada a cambio. Inculquemos agradecimiento, bondad y amor. La navidad nos permite renovar las ilusiones y también es un momento para que los niños aprendan valores y convivan en un ambiente de paz y unidad.  Es un buen momento para reflexionar y tratar de ser mejor.

No permitamos que esta fecha especial se pierda en las cosas materiales. En el colegio hice una actividad donde los niños decían lo que querían para navidad y luego escribieron la carta a Santa, disfrutaron dibujando y decorando la carta y estaban muy emocionados. Al día siguiente les dije quien sabia porque celebramos la navidad y la mayoría respondía que era porque santa les traía regalos. Les explique que en el mundo se celebra el nacimiento de Jesús y como es su cumpleaños su ayudante Santa les lleva los regalos. Hicimos una actividad donde les preguntaba qué cosas buenas podemos hacer en navidad para que Jesús esté feliz en su cumpleaños. Las respuestas de niños de 3 años fueron increíbles. Me respondieron que compartirían, que no peliarían con los hermanos, que se portarían bien y que le darían gracias a Jesús por todo lo que tienen. Mi corazón se llenó de tanta felicidad al ver a los niños entendiendo que la Navidad va más allá de un regalo si no de ser buenos.

La navidad es una época para compartir, para estar en familia y sobretodo celebrar su verdadero sentido que es el nacimiento del rey de reyes.

¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!

Rossana.

nacimiento